Idoya López Riaño, la mujer asesina de ETA

Se trata de la mayor asesina que ha tenido la banda terrorista ETA. Condenada a más de 2000 años de prisión, pretende acogerse a las ventajas del Código Penal, sin tener en cuenta muchos de los deberes principales que reclamamos S.O.S. VÍCTIMAS ESPAÑA: ¿ha colaborado con la Justicia en la resolución de otros asesinatos? ¿Ha cooperado para detener y poner a disposición judicial a otros miembros de la banda? Si no fuera necesario para obtener la libertad ¿pediría perdón a sus víctimas? ¿Ha reparado el daño causado? ¿Ha asumido los gastos de sus asesinatos y acciones terroristas?

Conozcamos quién es esa miseria de la especie humana.

 

idoya.lopez.riaño

 

Volvió a nuestros días con la noticia: “Deniegan a ‘La Tigresa’ salir de prisión porque sólo asume dos de sus 23 asesinatos”

 

El juez central de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional, José Luis Castro, ha denegado la concesión de un permiso de salida de prisión de varios días para la histórica etarra, Idoia López Riaño, alias La Tigresa, acogida desde hace años en la denominada Vía Nanclares. La razón es que, pese a su condición de disidente etarra y expulsada de la organización, tan sólo reconoce dos de los 23 asesinatos por los que cumple condena. Además, los justifica diciendo que sus víctimas eran un traficante de drogas y el otro, un miembro de los GAL.

“El no reconocimiento de la totalidad del daño causado, el presentar mecanismo de justificación frente al delito conducen necesariamente a hacer una valoración negativa de la actitud de la interna frente a los delitos cometidos, lo que es causa directa de denegación del permiso al tratarse de una persona condenada por muchos y graves delitos con consecuencias irreparables que han generado un daño extraordinario, el cual no reconoce”, zanja el auto.

La Tigresa, cuyo alias real en la banda era Margarita, integró uno de los comandos más sangrientos de la historia de ETA, el comando Madrid de mediados de los ochenta en el que figuraban otros conocidos terroristas como De Juana Chaos, Soares Gamboa, Antonio Troitiño o Inés del Río. Perpetraron algunos de los atentados más cruentos de la organización como el de la calle de Juan Bravo o el de la Plaza de la República Dominicana, que acabaron con la vida de cinco y doce guardias civiles, respectivamente.

Además, en la cuenta de asesinatos particular de Idoia López Riaño también hay un empresario, un marinero, tres militares (entre ellos Ricardo Sáenz de Ynestrillas) y un policía. También fue condenada por integrar posteriormente el denominado comando Ekaitz entre el año 1991 y 1992. A ese grupo, en el que también estaba Urrusolo Sistiaga, se le atribuyen acciones terroristas en Zaragoza, Tarragona, Barcelona, Alicante, Valencia y Murcia.

En la ‘vía Nanclares’ desde 2010

Con esta trayectoria, sorprendió el día en el que se conoció que ETA decidía expulsar a La Tigresa de su colectivo de presos. Pasaba a integrar la lista de los considerados disidentes, apestados por el entorno proetarra y a los que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero comenzó a trasladar como contraprestación al País Vasco, concretamente a la cárcel alavesa de Nanclares de la Oca, hoy en el municipio de Zaballa. López Riaño se encuentra allí desde 2010.

La terrorista llegó a plasmar su rechazo a ETA por escrito como se les exigía a todos los disidentes para ser acercados. “De lo que se me acuse en el pasado nada tiene que ver con que yo sea así y como he señalado… abandoné la organización ETA hace muchos años por no estar de acuerdo con sus métodos y me encuentro alejada de todo lo que tenga que ver con ello”, así se expresaba la presa, con fama de ser una militante indisciplinada, según han relatado ex compañeros suyos como Soares Gamboa, también expulsado de ETA en la actualidad.

En su escrito firmado en 2010 junto a otro disidente, Joseba Arizmendi Oiarzabal, manifestaba su decisión de romper con ETA: “manifestamos nuestra decisión de dejar la organización armada ETA desvinculándonos total y definitivamente de ella así como de cualquier tipo de violencia contra la cual llevamos ya varios años expresando nuestra posición a nivel interno”. “Ni la violencia armada ni la represión son la llave que abre la puerta de la paz y al fin del conflicto que ha generado tanto sufrimiento y tantas víctimas inocentes”, añadían.

La Tigresa además decidió acogerse a un plan de rehabilitación mediante el cual se encargaba del cuidado de unos perros que luego la cárcel usaba para unos talleres penitenciarios con otros presos, según informaron fuentes penitenciarias. Sin embargo, tal y como acredita ahora la Audiencia Nacional, ni su rehabilitación ni su arrepentimiento es completo. “Existen datos que no permiten deducir lo que la interna expone de manera clara y contundente”, advierte el juez de Vigilancia.

“No se aprecia que la interna asuma la totalidad del daño causado, asumiendo únicamente una parte de su actividad delictiva… después de ser condenada, niega ser la autora de los delitos por los que extingue condena, negándose a reconocer en ese sentido el daño personal causado, puesto que sólo admite haber asesinado a dos personas, alegando de forma justificativa que se trataba de un traficante de drogas y un miembro de los GAL”, explica el magistrado.

La Tigresa, a quien la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional sí autorizó el pasado noviembre a disfrutar de salidas periódicas de prisión para sacarse el carnet de conducir, pidió también un permiso de salida extraordinario dentro de los 36 días al año a los que pueden acceder todos los presos clasificados en segundo grado, con la cuarta parte de la condena cumplida y que muestren buena conducta en prisión. Tanto la cárcel como el fiscal también se opusieron.

Cuatro años para quedar en libertad

López Riaño cumplió la cuarta parte de su condena en 2004, la mitad en 2009 y las tres cuartas partes en 2014. Le quedan apenas cuatro años para quedar en libertad. “Es evidente que la evolución de la interna es muy positiva desde la perspectiva de su vida en prisión”, recuerda el juez, quien destaca que ha cumplido condena en varios centros y “sólo figura un expediente disciplinario en su historia, en 2011 por incidente con otra interna en la que ella fue más perjudicada”.

Añade que realiza actividades, principalmente formativas y actualmente desempeña un puesto remunerado en prisión con el que destina 20 euros al mes para pagar las indemnizaciones de sus atentados. También participó en los talleres con víctimas que se organizaron en la pasada legislatura. En concreto ella colaboró en uno en el que asistió, entre otros, el actual El Secretario de Paz y Convivencia del Gobierno vasco, Jonan Fernández. No obstante, el auto recalca que “la propia legislación penitenciaria exige valorar una serie de requisitos subjetivos” para conceder un permiso de salida.

En ese sentido, el juez hace hincapié en que “el reconocimiento de los hechos y la reparación del daño” se consideraron como “una de las necesidades más relevantes” dentro de los “objetivos de su tratamiento, teniendo en cuenta los delitos por los que ha sido condenada”. “Esta falta de reconocimiento pone de manifiesto que aún no se ha llegado cumplir los objetivos”, añade el auto.

Fuente: El Mundo

La historia de esta asesina va más allá del mero conocimiento de los últimos días. Se trata de la más sanguinaria asesina de la banda terrorista ETA. He aquí un resumen de sus asesinatos:

De Típicos apellidos vascos, esta gudari (una de las más sanguinaria de la historia etarra) que ha participado en más de veintitrés asesinatos y jamás ha pedido perdón por ninguno de ellos, ni se ha arrepentido de haberlos perpetrado, ni ha indemnizado de ningún modo a las víctimas, ha sido trasladada desde el penal de Albalote en Granada, donde estaba condenada a más de dos mil años de prisión, hasta Nanclares de Oca en Álava.

Para conseguir tal cosa ha bastado con firmar una carta de arrepentimiento. Nada más. Por ello la tigresa no ha sido expulsada de la organización, cosa que ocurre cuando el arrepentimiento es sincero. Por este motivo fuentes fidedignas de la lucha antiterrorista sospechan que pueda tratarse de un ardid para conseguir acercarse a Vascongadas. Y que en realidad tal arrepentimiento no exista.

Nacida en San Sebastián en marzo de 1964, se integró en el ‘comando Oker’ en 1982. Durante dos años participó en diversas acciones menores Entre la extensa lista de delitos que las Fuerzas de Seguridad imputan a ‘La Tigresa’ figuran el robo a punta de pistola de un vehículo y el atraco a mano armada de la sucursal del Banco Hispano Americano del Barrio de Beraun, en Rentería (Guipúzcoa) el 29 de septiembre de 1984.

También se imputan a Idoia López Riaño el incendio en la empresa “Koipe”, en el barrio de Mirtídano de San Sebastián, que causó daños por valor de mil millones de pesetas en abril de 1985, dos meses después del asesinato de Angel Manuel Faca Soto, cuya autoría también se le atribuye.

A partir de 1986, López Riaño estuvo acusada del lanzamiento de granadas contra el Ministerio de Defensa el 21 de julio de aquél año en el que resultaron heridas varias personas. Además, se integró en los comandos ‘Levante’, ‘Itinerante’ y ‘Oker’ en la década de los ochenta y se la relacionó con diversos ataques a intereses franceses en España y en los asesinatos de Josep Couchot, presunto miembro del GAL, cometido el 16 de noviembre de 1984, en San Sebastián; Angel Facal Soto, el 26 de febrero de 1985 en Pasajes de San Pedro (Guipúzcoa), a quien la banda terrorista ETA consideraba traficante de droga; y el policía nacional Máximo Antonio García Cleiter, en San Sebastián.

Estuvo tres días esperando que una patrulla doble de las nuestras parase a beber de la fuente que hay junto a la Iglesia y los Asesinó. Después de su paso por el país galo, se incorporó al ‘comando Madrid’, en el momento de más actividad terrorista de este grupo. Entre las causas que se le imputan se encuentran tres de los más brutales atentados cometidos por este comando en 1986, y que le dieron fama de sanguinaria.

En el primero, el 25 de abril fueron asesinados cinco guardias civiles al estallar un coche-bomba al paso del vehículo oficial por la confluencia de las calles de Príncipe de Vergara y Juan Bravo de Madrid. Las investigaciones policiales la apuntaron como una de los etarras que, el 17 de junio de 1986, tirotearon al comandante de Infantería Ricardo Saenz de Ynestrillas, al teniente coronel Carlos Besteiro Pérez y al soldado conductor Francisco Casillas Martín.

Poco después, intervino en el sangriento atentado terrorista perpetrado el 14 de julio en la plaza de la República Dominicana de Madrid que mató a 12 guardias civiles y provocó decenas de heridos.

En septiembre de 1986 abandonó el ‘comando Madrid’ por órdenes de la organización. Estuvo refugiada en Argelia y en el sur de Francia hasta que en octubre de 1991, fue identificada como la mujer que pidió ayuda a un transeúnte en Zaragoza para mover su coche averiado y cargado con 35 kilos de amosal.

Idoia, junto con José Luis Urrusolo Sistiaga ‘Joseba’, responsable del ‘comando Ekaitz’, fueron identificados como los autores del asesinato del catedrático de Derecho valenciano Manuel Broseta cometido el 15 de enero de 1992.

En 1992, el Ministerio del Interior distribuyó carteles con las fotografías de Urrusolo, Narváez Goñi y de López Riaño como los miembros del nuevo ‘comando Ekaitz’ de ETA. Este comando, también llamado ‘Levante’, fue el responsable de la oleada de atentados cometidos en la franja Barcelona, Zaragoza, Valencia, Alicante, Murcia entre finales de 1991 y marzo de 1992.

Detenida en Marsella en 1994, Idoia López Riaño fue extraditada a España en 2001 tras cumplir una pena de cinco años en Francia, acusada de asociación de malhechores. Desde entonces, ha sido juzgada por los principales atentados en los que participó y ha sido condenada a un total de 2.111 años de prisión.

La tigresa siempre ha sido reacia a cuestionar cualquier decisión de la banda, de mirada fría, ha causado dolor, muerte y destrucción. Veintitrés muertos confirmados, más de ciento cincuenta heridos y miles de millones de pesetas en daños.

En los procesos que se han seguido contra ella, ‘La Tigresa’ nunca ha mostrado ningún tipo de arrepentimiento ni intención alguna de colaborar con la justicia. Ha provocado diversos incidentes en la Audiencia Nacional, como el juicio en el que se negó a declarar ante el fiscal jefe Eduardo Fungairiño para no salir “en la BBC” y que el resto del mundo no supiera de sus criminales ejecuciones. Se ha reído en su cara de todas y cada una de sus víctimas, ofendiéndolas en los diferentes juicios, amenazaba a las autoridades, se vanagloriaba de sus asesinatos. Incluso algunos de sus antiguos compañeros dicen que sonreía tras cometer un atentado. En definitiva ha encarnado la época más cruel de la historia de la banda ETA. Y desde luego esta asesina, fue protagonista de primer orden, en su caso, por su falta de piedad.

Por tanto este acercamiento ofende la memoria de las víctimas del terrorismo ya que estos presuntos arrepentimientos parecen una broma, porque solo persiguen la obtención de beneficios penitenciarios. Somos muchos los que creemos que el resarcimiento a las víctimas pasa porque se haga justicia y eso implica que se cumplan las penas íntegramente sin ningún tipo de privilegio”.

Fuente: Revista Todo Seguridad

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Los comentarios están cerrados.